¿Qué es Cáritas?
Boletín 'Puertas Abiertas'
Suscripción Digital
últimas Noticias
áreas
Organización
Campañas
Memorias
Documentos - Bibliografía
Enlaces de Interés
Correo Electrónico
Hazte Socio
Artículo: Puertas Abiertas Mayo 2004 - Una mirada al futuro de Teruel
Releyendo un artículo publicado en 1992 sobre la situación que vivía nuestra provincia de Teruel, y mirándolo con la perspectiva que nos conceden los doce años de historia que median, la primera sensación que nos produce es que algo ha cambiado, que hemos cambiado y bastante. Pero el cambio más profundo no lo ha constituido ninguna transformación espectacular: Unas decenas de kilómetros de autovía, alguna que otra obra pública, incremento de las UCIs móviles, proyectos de infraestructuras a medio y largo plazo.... sin embargo, lo que se ha producido es más profundo y tiene que ver con lo único que, en mi opinión, es capaz de modificar la historia: La transformación individual de las personas. Hemos retocado la imagen que habíamos generado durante tantos años de nuestra tierra y de su futuro, tiñéndola de uno de los colores que es parte de nuestra riqueza de presente y de nuestro potencial de futuro: El verde, la esperanza.

El movimiento ciudadano ?Teruel existe? supuso, por una parte, llevar a la palestra nacional la situación de este pedazo del territorio. Un paso importante fue hacer presente a Teruel en nuestra cultura mediática en la que si no se aparece en los medios de comunicación, no se es. Y así, de repente, existimos, tomamos conciencia de cómo estamos y se empiezan a difundir noticias de nuestro silencioso y, a la vez, bochornoso olvido. Las movilizaciones ciudadanas, históricas, y la negociación en plataformas por parte de los representantes de la coordinadora, hicieron que se tomasen compromisos por partidos políticos e instituciones que, de otra forma, hubiesen tardado en adoptarse. Pero uno de los logros más importantes fue despertarnos del letargo de un vivir el día a día cómodo y sentir la intranquilidad de la incertidumbre de futuro, de la marginación histórica y el derecho a reivindicar a un estado social lo legítimamente exigible por nosotros, pocos como somos, ciudadanos relegados durante décadas a la indiferencia.

Del desánimo que nos producía ver nuestra provincia abocada a un futuro incierto, hemos comenzado a vislumbrar destellos de posibilidades de que nuestra tierra se convierta en un espacio vital que nos permita vivir dignamente a los que ahora la habitamos y a las generaciones que nos sucedan. En el proceso tenemos que seguir algunos pasos similares a los que hay que desarrollar en nuestros procesos personales. En primer lugar saber dónde estamos, qué tenemos, nuestras posibilidades; pero no es menos importante un segundo momento de reflexión en que diseñemos hacia dónde queremos dirigirnos, y aquí sí que sería interesante aunar los esfuerzos de cuantas más mentes lúcidas mejor, para que, desde la interdisciplinaridad, pudiesen esbozar objetivamente un proyecto razonable de futuro para Teruel, acorde con lo que tenemos, viable en el entorno y perspectivas en que nos encontramos. Aquello de que ?al velero que no sabe su rumbo ningún viento le es favorable?.

Y en medio del proceso retomo el tema de las actitudes individuales. Tenemos que convencernos de que nuestro futuro en Teruel no sólo es posible sino que es lo mejor que nos ha podido pasar. Esta simple afirmación queda avalada por la calidad de vida que podemos desarrollar en un entorno, tanto urbano como rural, en el que todavía no nos han llegado las enfermedades lastradas del recién acabado siglo XX: prisas, contaminación, incomunicación y tantas otras materiales y humanas. El retraso nos ofrece la ventaja de aprender de los errores de los que nos precedieron en el desarrollo, y es necesario que reconsideremos nuestras debilidades tópicas viviendo sus partes positivas: No vivir masificados, estar tan cerca de una naturaleza prácticamente virgen, encontrarnos en el cuadrante próspero de España, conocer a nuestros vecinos, podernos desplazar a las grandes ciudades próximas cuando lo necesitamos y, sin embargo, poder disfrutar de la paz cotidiana, tener servicios de gran calidad humana cerca, etcétera. También, en el período que reviso, la colaboración que el discurrir de la historia y sus avances han puesto a nuestra disposición: la llegada de personas de otros países dispuestas a compartir con nosotros su futuro, el acercamiento al mundo a través de internet con las infinitas posibilidades de comunicación y apertura que conlleva. En fin, concedámonos la oportunidad de vivir gozosos este momento, respiremos profundamente y reconozcamos que es fruto del empeño y la movilización de los turolenses y, a la vez, comprometámonos a creer profundamente en la esperanza de un Teruel posible que debe movilizarnos a trabajar en nuestros ambientes para ir consiguiendo, poco a poco, que el lugar donde hemos nacido se convierta en el sitio que hubiésemos elegido para vivir.

?PRESENTE Y FUTURO DEL MEDIO RURAL EN ARAGóN?

Este libro es el resultado de una investigación desarrollada con la pretensión de profundizar en el conocimiento sistemático y objetivo de una realidad compleja y heterogénea de las distintas comarcas rurales. No es un estudio para saber más, sino un instrumento que nos proporcione el conocimiento necesario para acometer una acción transformadora. En otras palabras, se trata de un libro para hacer.

19-04-2005 | Enviar
VolverImprimirEnviar
Cáritas Diocesana de Teruel [http://www.caritasteruel.org]
Web Realizada por Iternova S.L. - Copyright 2004 - http://www.maxterinnovaction.com